Steve Jobs la película, reseña Cine en Queretaro
Menu
Facebook
Twitter
Instagram
Google
Pinterest
Contacto
USUARIO PASSWORD

image
Steve Jobs la película, reseña

Michael Fassbender, quien interpreta a Steve Jobs en la película Steve Jobs, no se parece en nada a Steve Jobs. Y eso es una cosa buena.

Ann Hornaday , 2015-10-26 08:56:23

Más que un refrito literalista sobre la vida y la carrera del hombre detrás del imperio de la computación personal de Apple, Jobs crea un retrato interior impresionista, un estudio de personaje shakespereano en tres actos tensos en el que las contradicciones, los demonios y las heridas más primarias y ardientes de Jobs se revelan en capas que se van pelando. Sin la carga de la distracción de suplantación de un clon o los hitos convencionales del gran hombre, Fassbender y su fascinante y a menudo desagradable personaje se alejan de las temidas aguas poco profundas de una película biográfica y explora profundidades psicológicas más turbias.


Propulsada por un ingenioso guión de Aaron Sorkin, dada la viveza y empuje del director Danny Boyle, Jobs es una experiencia galvanizada. Es quizá la cosa más cercana a la inmediatez que emociona del teatro en vivo que el público puede obtener en las salas cinematográficas en este momento.

Sorkin —mejor conocido como el creador de The West Wing y por el guión de The Social Network— es famoso por su diálogo crepitante, que se remonta al ritmo hollywoodense de la era dorada y por lo general se entrega sin aliento a sus conversaciones en movimiento. Esa exuberante musicalidad se encuentra en exhibición de lleno en Jobs, pero el real avance de Sorkin aquí es con la estructura.

La película se desarrolla en tres capítulos de 40 minutos, cada uno de los cuales encuentra a Jobs a punto de presentar uno de los productos de la firma. Prácticamente en tiempo real, estos momentos trabajan en varios niveles con la misma eficacia: mientras Jobs da la bienvenida a sus colegas y simpatizantes (y otros que no le simpatizan tanto) a partir de su pasado, el guión de Sorkin es capaz de volver a examinar toda clase de material biográfico sin la exposición aburrida o escenas de cartelera.

A lo largo de Jobs, sus colegas observan que él no es un ingeniero o un diseñador. En cambio, él era un sintetizador, alguien que despliega esas disciplinas para crear dispositivos que no eran simplemente funcionales, sino adorables. Aquí vemos lo que llevó al enfoque de aquella sola mente, y vislumbra el enigma debajo del personaje cuidadosamente cultivado. En vez del look juvenil, de moño nerd, y posteriormente el filosófico rey del cuello de tortuga, el Jobs de la cinta es arrogante, mezquino, inseguro y perpetuamente enfurecido, justo cuando está completamente seguro de que está en la cúspide de cambiar el mundo.

Por supuesto, tiene razón —pero él no lo sabe aún en 1984— cuando, dos días después del anuncio revolucionario para Macintosh que se transmitió durante el Super Bowl, está el lanzamiento de la propia máquina. Las discusiones con su viejo amigo y cofundador de Apple, Steve Woz Wozniak (Seth Rogen) y la directora de marketing Joanna Hoffman (Kate Winslet, adoptando un acento polaco perfecto), Jobs se obsesiona respecto de si el equipo será capaz de decir “Hola” en el escenario.

A través de su intimidación y algunos breves retrocesos —todo protagonizado contra el plazo del tic-tac del reloj de la función— uno de los conceptos centrales de la película se establece: para el disgusto de Wozniak, Jobs siempre insistió en ser “un control de lado a lado” para sus máquinas, lo que significa que no serían capaces de comunicarse con otros sistemas o de ser personalizadas por sus usuarios. Pero él insistió firmemente en que fuesen cálidas y amables, un antídoto a los años en que Hollywood demonizó a las computadoras como HAL y, tal vez, el antídoto para sus propios demonios.

Cuando el nuevo CEO de Apple, John Sculley (Jeff Daniels) aparece para calmar a Jobs con una copa de vino, traza la personalidad quisquillosa de Jobs por haber sido adoptado cuando era un bebé. Le pregunta por qué considera que la adopción es como ser rechazado, y no seleccionado. Jobs desestima la cuestión: “Es la pérdida de control”, insiste en silencio.

Jobs no sólo alberga sentimientos no resueltos con respecto a sus padres biológicos, sino también sobre su propio papel como padre. En cada capítulo de Jobs, que salta entre los lanzamientos de productos para la NeXT Computer en 1988 y la iMac una década más tarde, es confrontado por sus amigos, a veces enojados, y socios de negocios, así como la hija que tuvo con su ahora distanciada novia, Chrisann Brennan (Katherine Waterston).

La fragmentada relación de Jobs con su hija, Lisa, constituye el punto de apoyo emocional de Jobs —que, desde su posición detrás del escenario, ofrece ejemplos crudamente sinceros de una impactante falta de empatía del protagonista, mientras se esfuerza por crear la máquina más intuitiva del mundo. Si bien Jobs destaca las cifras de ventas, se niega a las súplicas de Woz de dar un agradecimiento a los ingenieros que trabajaron en la Apple II (que Jobs llegó a despreciar), grita órdenes a los empleados desesperadamente tratando de complacerlo y enciende el encanto de un reportero de visita, trata a Lisa con una crueldad impresionante, en un principio niega que es su hija y —eventualmente— la deja entrar en su vida.

Con un fanático del control tan ensimismado en el centro, es difícil de explicar por qué Jobs es tan entretenida, incluso placentera, tal como lo es. Incluso los puntos más finos sobre las fuentes tipográficas, las ranuras de expansión de la tarjeta madre y la intriga corporativa adquieren las dimensiones crecientes de una epopeya socio-histórica.

Gran parte del mérito es de Fassbender y sus coestrellas, que convierten las amaneradas arias del estilo de Sorkin en piezas de cámara, convincentes e íntimas.

Boyle inyecta la producción con un brío visual característico, como los inteligentes cambios de formatos entre cada sección (de película de 16 mm de grano al formato clásico de 35 mm y, finalmente, a la digital), los movimientos de la cámara que siguen el camino depredador de Jobs y, en un momento dado, los pedazos de collages de videos que ilustra un discurso autoimportante sobre el programa espacial.

Tal vez la observación más perspicaz no se expresa explícitamente en Jobs, la cual es su impacto indeleble como un ingeniero social. Al incorporar productos con sus defectos más profundos y las más altas aspiraciones, Jobs terminó exportando esas cualidades a sus clientes: la creación de una generación que está al mismo tiempo hiperconectada y es alarmantemente individual.

Los dispositivos de Jobs han traído el universo a nuestros bolsillos, pero han hecho a nuestro mundo inmediato un lugar mucho menos cálido e interesante.

La arrogancia desenfrenada que impulsa Jobs es a menudo desagradable, incluso repelente para la vista. Pero incluso en su momento más despóticamente divino, el protagonista de la película podría haber estado detrás de algo: Hay un poco de Steve Jobs en todos nosotros ahora.

Escrito por: Queretaro.com.mx
Facebook: directorioqueretaro.com.mx
Twitter: @queretarocommx

Todas las opiniones expresadas en éste espacio pertenecen exclusivamente a su autor y queretaro.com.mx no asume responsabilidad de las mismas.